Extraño personaje

Mientras esperábamos el tranvía (que los toronteanos llaman streetcar) se formó en la fila una mujer bastante extraña. Su estatura era mediana y llevaba pantalones negros de nylon, chamarra blanca gruesa también de nylon completamente cerrada y guantes, a pesar de que no estaba haciendo tanto frío. Traía un gran gorro blanco que le cubría una buena parte de la cara, además de unos lentezotes oscuros con los armazones también blancos. Iba sola y llevaba algo que emitía un sonido raro, una especie de graznido o sonido gutural continuo, como si fuera un pato de juguete. Nunca supimos si era una grabación, un animal pequeño o si se trataba del mecanismo de algún aparato.

Subió al tranvía con el resto de la gente, se sentó y colocó en el suelo una bolsa de tela de color verde militar que traía. El graznido seguía constante, parecía provenir de esa bolsa. Más o menos cada dos minutos ella repetía algo ininteligible, hablando en una lengua rara y difícil de identificar. Se sentía una vibra extraña y el tranvía estaba más silencioso que de costumbre, lo que de alguna manera parecía amplificar el sonido del graznido. Hubo quien se cambió de lugar para alejarse de ella, pero nadie dijo nada.

Cuando nos bajamos ella se quedó en el tranvía. Francamente me sentí aliviada de alejarme, ni siquiera sé bien por qué si la mujer parecía ser completamente inofensiva, iba en lo suyo y no se metió con nadie.

Toda ella, empezando por el graznido constante que la acompañaba, daba una impresión muy rara. Puede haberse tratado simplemente de una mujer que llevaba en su bolsa un patito de regalo a algún nieto y le hablaba para tranquilizarlo. Otra posibilidad es que haya sido una actriz tomando parte en un experimento o instalación artística para ver cómo reaccionaría la gente al encontrarse y tener que compartir su espacio con un personaje tan extraño.

Anuncios

Una respuesta a “Extraño personaje

  1. Quizá….
    los raros somos nosotros que no acostumbramos a convivir públicamente con la extrañeza y tan sólo nos permitamos ser raros o extraños por alguna razón, y no sólo por que sí… jejeje
    ¿No sueno muy rara?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s